Buscar este blog

Noticia de Interés: Internet es mucho más que una red social


“Internet es mucho más que una red social”: nuevo Mintic;  Juan Sebastián Rozo habla de la recta final del Gobierno y de cómo a los candidatos a la Presidencia no se les oye hablar del futuro de uno de los sectores más importantes para el país.


Es abogado, tiene 33 años y es ministro. Sí, 33 años y está al frente del Ministerio de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). El encargo lo recibió del presidente Juan Manuel Santos después de que David Luna soltara el timón para irse a la campaña de Germán Vargas Lleras. A Rozo, que lleva 10 años en el sector y hace parte de la generación del milenio, le dejaron la dura tarea de cerrar con broche de oro los ocho años del gobierno Santos en medio de un país agitado por la elección del próximo presidente y que poco ha escuchado sobre el futuro de las TIC en la próxima administración.

Trabajó en una empresa de telecomunicaciones…

Sí, en Telefónica, y esa experiencia me ha dado la oportunidad de vivir las virtudes del sector privado y del sector público. Estuve en la planeación de lo que fue Vive Digital con el ministro Diego Molano como asesor, precisamente dando el estartazo, fui parte de ese equipo. Me fue al sector privado y regresé con el ministro Luna, con quien tengo una buena relación de varios años atrás, y me invitó y me vine. Después de cuatro años, ahora estoy aquí, con la gran responsabilidad de hacer el cierre de una gestión que ha sido reconocida por entidades internacionales de todo el prestigio, para saber qué se está haciendo bien, regular o mal. Y es muy importante dimensionarlo, hacer parte de esta historia como ciudadano, como joven que también soy, tengo 33 años y eso me enorgullece mucho. Trabajo 27/7 y sobre todo los que hemos tenido oportunidades en este país tenemos la obligación de devolver un poco.


Tengo una concepción de que en Colombia, si hay un sector que ha evolucionado, es este. Usted ve el sector de la infraestructura vial, de la banca, de la educación, todos se han demorado cientos de años en evolucionar en el país, tratando de dar el gran salto. Este sector arrancó en el 1992 con el sector móvil y de telefonía, internet llegó un poco después. Pero en estos 20 años se ha avanzado mucho. Hoy todo el mundo, no conozco a nadie en el mundo que no tenga en su cabeza la internet, sea para chatear, para conversar con la familia, para pagar un servicio público… hace parte de su vida… entonces yo creo que eso es muy diciente de que Colombia se ha transformado digitalmente y eso ha tenido un impacto en la dinámica social y económica del país. Y la transformación es algo distinto a la digitalización, que es convertir en digital lo análogo, es decir, convertir un documento que es físico en análogo, en bits, en unos y ceros, y eso aplica para procesos, entidades, procedimientos.

La transformación digital, por el contrario, es un paso más allá, porque es requisito para la transformación hacer un ejercicio de digitalización previo. La transformación digital ya es incorporar, con esa digitalización y con otras tecnologías, software, TI, nuevos elementos y valor agregado en los procedimientos, en las entidades. En los sectores, en los modelos de negocio. Eso es transformarse digitalmente, modificar la estructura y el corazón de un proceso, de una industria, a través de la tecnología, y ser más eficientes. Tener otras posibilidades de conseguir mercado, etc.


Parte de ese proceso de transformación arranca en el 2010, con el Plan Vive Digital. Antes, usted recordará, la política pública estaba centrada en los medios tradicionales, en las frecuencias, en las licencias, pero nunca en dar un gran salto para conectar a las entidades y la gente.

Lo de Gobierno en Línea no era tema…

No existía el celular 4G; llegó en el 2013. No existían ni los videos por internet, y en ese momento se tomó una decisión por parte de este Gobierno, y eso fue: vamos a apostarle a una gran agenda digital que lo primero que tiene que hacer es conectar el país, porque el país estaba en un déficit de conectividad muy importante: teníamos 285 municipios conectados con red de fibra óptica, algunas redes privadas. Dimos un gran salto y se invirtió en red de fibra óptica nacional, en una red de alta velocidad, y unos programas relacionados con esos proyectos de infraestructura. Y por eso logramos tener un país conectado en un 98 % de las cabeceras municipales. Pasamos de 2,2 millones de conexiones en 2010 a más de 30 millones en la actualidad. En ese cierre de brecha se ha hecho un trabajo impresionante. Luego nos pusimos a trabajar en que la gente entendiera cómo es internet, para qué es, quién la debe usar…


Muy difícil. Hay un ejemplo muy diciente: usted con el agua llega a un pueblo, prende la llave y la gente sabe cómo usarla. Usted llega con internet y la gente no sabe cómo usarla, cómo conectarse, cómo medir riesgos, y todo ese proceso se tuvo que hacer desde lo más elemental, como saber prender el computador, y esa fue nuestra transformación de ciudadanía digital.

La alfabetización digital…

Con eso comenzamos, con la alfabetización digital, un concepto parecido al de alfabetización de lectura, para que la gente aprendiera a leer. Después de eso la gente empezó a apropiar la tecnología, a abrir un correo, a darle un uso, en lo móvil y en lo fijo, y empezaron a llegar todas las tendencias: Gobierno digital, Gobierno electrónico, trámites en línea, banca móvil, gracias a la administración del espectro y la adjudicación del espectro de 2,5 awse, la banda de 4G. En el 2012 y 2013 se llegó con internet móvil al bolsillo de todos los colombianos y tuvimos que repensar la apropiación. Ya no es sólo: aprenda esto; ya es: aprenda a manejar los trámites de Gobierno. Si usted es empresario, entender los conceptos de comercio electrónico; si es usuario ciudadano debe saber cuáles son sus obligaciones, sus deberes, sus derechos como miembro del ecosistema, y todo eso lo desarrollamos. Hemos capacitado a más de 2,5 millones de personas en ciudadanía digital. Esa ha sido la gran transformación.

En la recta final, ¿en qué está el Gobierno?

Es fundamental que el país entienda que llegó la economía digital. Hace ya un par de años en el mundo y en Colombia la estamos potencializando.

Por eso el Viceministerio…

Así es. Y ahí empezamos todo el ejercicio, la dinámica de la economía digital. No la economía colaborativa, esa es otra película. La economía digital es cómo las economías a nivel mundial se transforman gracias a la tecnología. Por ejemplo, la economía colombiana ya no va a sustentar todo su ejercicio sólo en la extracción de recursos naturales, sino que, por ejemplo, vamos a generar ciencia, investigación, emprendimientos de base tecnológica, cómo transformamos los modelos de negocio, el zapatero que antes vendía en San Victorino ahora está digitalizado con medios de pago electrónicos, con un análisis de big data que le dice que en Barranquilla lo que se está vendiendo es un zapato anaranjado para jóvenes de 25 a 36 años, entonces el tipo lo ofrece a los comercios de allá o lo vende al usuario final.

Hoy hay más celulares que gente en Colombia. ¿Los colombianos sabemos realmente qué es ser un ciudadano digital?

Creo que algunos sí, otros no. Ahí está el gran reto: que todos entendamos que internet es mucho más que una red social, un me gusta, un compartir. Hay muchos que sí y las cifras así lo demuestran. El 78 % de las mipymes ya están conectadas a internet; en el 2010 teníamos el 6 o 7 %.


Así es. Hemos avanzado, pero hay una tarea muy importante para hacer, por eso seguimos con ciudadanía digital, por eso tenemos nuestro programa que hicimos pensando en ese modelo de que uno iba al colegio y capacitaba a los abuelitos o a los colegios menos favorecidos. Creamos un programa que se llama RedVolución y lo que hacemos es alfabetización en tecnología. Tenemos un manual para que vayan los jóvenes a los sectores y hagan la capacitación. Pero todo esto va muy rápido. No sólo estamos en Ciudadanos Digitales 2.0 de comercio electrónico y marketing digital, estamos en los temas de las tecnologías emergentes, las tecnologías exponenciales, big data, data analytics, internet de las cosas, machine learning, todas esas cosas que ya están y no son el robot. Cuando usted busca un domicilio por internet y le dicen cuáles locales están muy cercanos, ahí ya tiene inteligencia artificial, ya supieron los señores del buscador sus gustos. Esos algoritmos le mandan los resultados y usted arranca y compra. Eso es inteligencia artificial.

¿Cree que este país sí logrará dejar de vivir del petróleo y lo hará de la tecnología?

Creo que es posible si hay un plan clave y una política de Estado clara. En esto llevamos un proceso y todos los días salen retos nuevos. Un ejemplo es Guadalajara. Era una región donde se hacía manufactura a los EE. UU. Por la crisis se fueron todas las compañías, entonces desarrollaron grandes hubs de tecnología y hoy emiten más patentes al día que lo que ha emitido Colombia en su historia. Se creó un programa y llegaron compañías del más alto nivel que trabajan con universidades y sector público y hoy son exportadores de conocimiento, de patentes. Por ejemplo, los sensores que se les ponen a las llantas para saber que están bajas de aire se desarrollaron allá, y los tableros inteligentes de los carros. Lo que no ha desarrollado Colombia en toda su historia, lo desarrollan allá en una semana.

Entonces, es definitivamente viable…

Sí, y tenemos que apostarle a eso. Estoy convencido, pero eso requiere de una visión a corto, mediano y largo plazo, una política pública estructurada, y por eso uno de los ejercicios de cierre es dejar un libro en blanco independientemente de quien sea elegido como presidente. Estamos dejando un documento de recomendaciones de lo que nosotros creemos son políticas públicas en materia de tecnologías de la información y las comunicaciones; deben ser tenidas en cuenta para mantener ese buen ritmo. Y a mí me preocupa mucho, y a mi antecesor también, que en las campañas políticas este tema no se toca. No se habla. Y los problemas más importantes de este país los vamos a resolver a través de la tecnología: el agro, el turismo, la educación, la salud.


Hay que atacar todos los frentes, el de los ciudadanos de todas las condiciones. Creemos que porque alguien es de estrato 6 no necesita educación digital, pero es mentira, yo estoy dentro de la categoría millennial, nací después del 82. No fui al colegio con computador, fui a la univesidad con computador. Mi hija tiene tres años y mi hijo 11 meses. Ella maneja perfectamente la tableta, sabe cómo se prende, cómo se apaga, sabe buscar videos, cómo hacer siguiente, pero eso no significa que sepa usar internet, ni sepa para qué sirve. Usted, cuando salía de la casa a los ocho años, su mamá le decía: vaya a la tienda por esta calle, por el andén, no vaya solo y no reciba nada de nadie, no salga de noche. Hoy los papás le dan la tableta y ya. Y ahí están los peligros, el ciberacoso, el ciberbullying, y entonces son las 10 de la noche y el pelao dándole a la tableta.

¿Quién le enseñó que no acepte desconocidos en las redes sociales?

Ese trabajo lo estamos haciendo con ciudadanía digital y el proyecto En TIC confío, y 30 proyectos asociados a esa iniciativa. Tenemos My pyme digital, trabajando para conectar a la red con capacitación, vamos a capacitar tenderos en San Andrés.

Y el otro frente es el Estado. Los funcionarios públicos que toman las decisiones deben saber que el Estado tiene que responder con tecnología, hoy tenemos más del 53 % de trámites en línea. La semana pasada estuve en el Valle del Cauca y se lanzó la app del pasaporte, se saca la cita por allí, hace el pago, ubica si no tiene medio electrónico, le dice con un mapa. Está la de la libreta militar, que en 15 segundos saca el certificado. Y así hay muchas: pagos de impuestos, ICA, Invima.

Pero ¿hay que culturizar más a la gente porque muchos no saben de estas herramientas?

A muchos familiares les digo: mi tía sigue haciendo fila en el banco, le explico para que haga pagos de todo en un segundo, para que no tenga que ir al banco, imagine esa felicidad. Ese ejercicio también lo hacemos desde el Gobierno.


No hay en Latinoamérica un Observatorio de Economía Digital como el que tenemos en Colombia. Ya está funcionando y tenemos los primeros resultados presentados en la Cumbre Latinoamérica y del Caribe y se habla de cómo es la penetración de las tecnologías emergentes en los diferentes sectores y es un llamado de atención para los sectores industriales que siguen viendo en la tecnología, en vez de oportunidades, cómo llegar a más clientes…

El ejemplo de radio en internet. Por ejemplo, oigo El pulso del fútbol. Podrían vender pauta por ahí de los últimos guayos, de pronto los compre, pero ya pueden vender pauta por ahí, ya no es el estudio general de medios que a las 8 de la noche dice que lo oyen 25.000 personas, eso ya no. Si no se meten en la cabeza que eso cambió, en cinco o 10 años van a estar aquí llorando porque su licencia no vale nada y nadie les pauta.

Lo que les pasó a los periódicos, a los impresos.

Eso pasa en muchos sectores. El único que lo ha adoptado es nuestro propio sector, el de las tecnologías de información y comunicación, los medios que se vieron obligados, las empresas de venta de servicios digitales y almacenamiento en la nube. Pero va a hidrocarburos, en el suelo. Nadie ha tomado inteligencia artificial, ni blockchain, nada.


Por primera vez, el Gobierno Nacional se sentó, el pasado martes, con los diferentes sectores de la economía representados en las carteras, con la DIAN, con el DNP, para mirar todas estas problemáticas de economía colaborativa, y esto vino con la creación del Viceministerio de Economía Digital. Creamos la Comisión Intersectorial de Economía Digital, que busca sentarnos a analizar todos esos debates que se están presentando de disrupción de negocios en los distintos sectores de la economía. Hoy usted ve a Amazon prestando servicios de cloud, con Amazon Web Service, hacen comercio electrónico, también están vendiendo alimentos, entrando en las cadenas de supermercados, entonces actores como estos están llegando a todos los negocios. Los modelos de negocios se difuminan, la tecnología difuminó los límites. Y ahí en ese intersectorial se van a dar esas discusiones y se van a tomar decisiones para responder de una manera lógica a los retos y dificultades de la economía colaborativa.

Pero no es quedarse en entender qué pasa si llega Uber, no. Ver qué es lo que puede pasar mañana, sentarnos con la DIAN para tener la visión de todos, juntos para enfrentar esos temas.

¿Antes de que se acabe este gobierno van a entregar la banda de 700 o no?

Estamos convencidos de que hay que seguir avanzando para sacar ese proceso adelante, con toda la determinación, pero ¿qué pasó, si veníamos a buen ritmo? Tuvimos una recomendación de la Procuraduría en donde nos dice que este proceso es tan importante y se ha manejado siempre de manera técnica y ha salido bien, que es muy importante proteger este proceso de la contienda electoral. Por favor, mantengan los comentarios, el espacio para comentarios abierto, hasta tanto pase la primera vuelta. Acogimos esa recomendación y estamos abiertos a que nos manden todos los comentarios y una vez pase la contienda electoral vamos a meterle todo el acelerador para sacar el proceso en lo que queda de Gobierno. Hay un tema muy importante y es el concepto de abogacía de la SIC. Lo tienen que rendir por obligación legal. Vamos a tratar de que sea lo más rápido posible que lo pongamos en consideración de ellos, y ojalá ellos nos respondan pronto. Pero entendemos que es muy dispendioso el análisis y ellos nos darán ese concepto. Con base en ellos pondremos a disposición esa banda.

Cuéntele a la gente por qué es tan importante ese banda, ministro.

Porque con esa banda vamos a llegar con internet móvil de alta velocidad a los lugares más apartados del país.

Se ha pedido que el país tenga un regulador único.

¿Vamos a llegar a ese punto?

Es lo pertinente. El Estado debe responder a las dinámicas de la tecnología, de la convergencia: por un teléfono ve TV, lee medios, oye radio, tiene prestación de otros servicios, para usted todos los servicios están en el celular. Sí es fundamental avanzar en eso, se presentó un proyecto de ley, y esperamos que surja trámite. A estas alturas es complejo. Estuvimos hace dos semanas en debate en las comisiones sextas y dimos respuesta sobre nuestra posiciones, donde es un solo modelo, donde debe haber un regulador convergente que responda a los usuarios y al sector, a la eficiencia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario